Educación Emocional

Las emociones son energías, ellas están allí, con autonomía y están para ser acogidas pues nos son muy útiles… nos dan mucha información importante. Desde un punto de vista formativo, lo que podemos hacer es educar nuestras respuestas a las emociones que se presentan.

Desde esta perspectiva, la Educación Emocional se presenta en dos direcciones: hacia la conciencia de la experiencia emocional que le es única a esa persona, y que por ello, revela el núcleo de su personalidad y de su ser; y hacia la comprensión emocional que es el proceso intersubjetivo mediante el cual una persona se vincula con el campo de la experiencia emocional de otra persona.

El logro de la conciencia y comprensión emocional requiere del desarrollo de las competencias emocionales de apertura, conocimiento, interpretación, vinculación pensamiento y emoción, regulación, modulación y conexión, por medio de escucha de la experiencia emocional.

La Educación Emocional sirve para vivir mejor. Impulsados por el anhelo de fortalecer nuestra capacidad de reconocernos en nuestro mundo emocional propio y reconocer las emociones en los otros, deseamos que cuando interactuemos con otros, actuemos con conciencia y comprensión emocional.

En la medida que avanzamos en el siglo XXI, nos adentrarnos en una época post industrial, en una sociedad carente de sentido, en constante cambio y llamados a operar al interior de sistemas sociales complejos, a aprender nuevas formar de ser, de trabajar, de vivir y de convivir. Para ello, es indispensable acceder a la inteligencia y la fuerza vital que nos aportan las emociones. Por ello, tanto niños como adultos, si no queremos ser arrastrados por nuestras programaciones, tenemos que educarnos emocionalmente y madurar. Es importante reconocer el poder de las emociones, en cuanto a su capacidad de revelarnos a nosotros mismos y a hacer de nosotros mejores personas viviendo una vida mas plena y consciente.

La educación emocional trata de esto; se puede aprender experimentando, analizando y compartiendo; pero el conocimiento de las emociones no se adquiere solamente mediante palabras, se aprende mucho más mediante las acciones, viviendo en un contexto de verdadero aprecio, de tolerancia, viendo buenos ejemplos de interrelaciones, viviendo estas interrelaciones.

La educación emocional, en una primera instancia, es un camino que nos lleva a observar estas memorias y situaciones con el fin de comprender de dónde surgen nuestras reacciones y para lograr que cada uno pueda vivir sus emociones de manera productiva, en su estado más vital, en la sensación de la vida. Solamente cuando me doy cuenta de que siento la vida en mí, puedo darme cuenta de que existo. Yo existo solo cuando tengo conciencia de que tengo vida en mí.

Juan Cassasus.

 

loading...