Lección 8. Las emociones en el aprendizaje . Primera Parte

Conocer qué dice la investigación acerca de las emociones y el aprendizaje

Introducción.

Tradicionalmente la educación ha sido vista como un proceso de transmisión de informaciones de un profesor o profesora hacia un alumno. Consecuentemente, el foco ha estado puesto en estudiar los contextos del aprendizaje, los contenidos curriculares, o en la pedagogía (didáctica y metodologías). Desde esta perspectiva, no deja de llamar la atención notar que históricamente se le ha dado poca atención al alumno, a cómo éste aprende, y menos aún, al rol de las emociones en el aprendizaje del alumno. Esto es sorprendente, pues todos los docentes saben que los alumnos aprenden mejor cuando están abiertos y motivados, sin embargo, contrario a la experiencia cotidiana, el tema de las emociones ha sido algo tabú en las aulas. Esto se ha debido principalmente a la tradición positivista/racionalista en educación, donde las emociones han sido vista como un obstáculo al aprendizaje y a la conducción de las clases.

Pero, esto ha cambiado en los últimos 20 años. Los aportes de los investigadores en las neurociencias, sumados a los de otras ciencias, han abierto ventanas que nos han permitido avanzar hacia una mejor comprensión de los procesos de aprendizaje y el papel de las emociones en estos procesos de aprendizaje.

Es difícil para un profesor saber qué esta pasando en el aula, y mas difícil aún, saber qué esta pasando en la cabeza de los alumnos. Por eso el propósito de esta unidad es dar informaciones que sirvan de pistas acerca de lo que ocurre mas allá de lo que se ve en la superficie. Así, tendremos alguna idea de lo que podría estar pasando y podremos hacernos otro tipo de preguntas y plantearnos otros desafíos al enseñar.

Emociones y Aprendizajes

Hoy se sabe que existe una relación importante entre emociones y aprendizajes. Esta es una relación de interdependencia. Es mas, también se afirma que las emociones son cruciales para el aprendizaje. En esta unidad les presentaremos informaciones que nos permitirán comprender mejor el papel que juega el mundo emocional en el aprendizaje, tanto a nivel del cerebro, como a nivel interaccional.

Es importante notar que los descubrimientos científicos que relacionan emociones y aprendizajes, están en un periodo inicial, pero también se puede afirmar que ya se han acumulado bastantes informaciones que nos han dado una base empírica sólida. La mayoría de estos descubrimientos son de carácter correlacional. El hecho de que una información tenga el carácter de correlacional quiere decir que cada vez que ocurre un evento en el cual aparece esa información, como por ejemplo, el aprendizaje, también aparece otro evento, y en este caso, un evento emocional.   Es decir que cuando ocurre el evento del aprendizaje, también ocurre que hay una o mas, emociones involucradas. Se supone que existe una relación de causalidad entre emoción y aprendizaje.

Emociones y aprendizaje.

Uno de los efectos principales de los cambios recientes ha sido el de focalizar mas los procesos de aprendizaje, de manera de poder identificar elementos emocionales que puedan ayudar a los profesores a facilitar el aprendizaje de los alumnos.

Lo mas importante que se ha descubierto es el hecho en sí de que las emociones son centrales en los procesos de aprendizaje.  Esto quiere decir que los aprendizajes dependen de las emociones, (e inversamente, los aprendizajes afectan a su vez a las emociones y el deseo de aprender). Esto, que a muchos profesores y profesoras, les puede parecer casi evidente hoy en día, no ha sido siempre así. Hace no mucho tiempo atrás, la pedagogía requería como requisito, que las emociones no intervinieran en los procesos aúlicos. Esto, al menos en el campo teórico, ha sido transformado y ha ocurrido un cambio muy grande.

En la relación de aprendizaje, el cerebro realiza al menos dos procesamientos. Uno emocional y otro racional, en el cortex. Recordemos que las emociones son mucho mas rápidas que el pensamiento. Todo lo que nos llega, nos llega primero al cerebro emocional y luego al cerebro cognitivo. Primero procesamos emocionalmente y luego, en segundo lugar, lo procesamos cognitivamente…. si es que le damos entrada a las informaciones que nos llegan por parte de los profesores. Por ello, las emociones que sienten los alumnos en el momento del aprendizaje son muy importantes. Si una alumna se siente segura, en confianza, si está entusiasmada y motivada, entonces van a estar abierta a aprender. Por el contrario, si ella se siente insegura, está enojada y desmotivada, entonces no va a disponible para el segundo procesamiento de la información que esta recibiendo y no la va a escuchar, y menos entonces a retener.

Ahora expondremos informaciones que surgen de la investigación en la relación emoción y aprendizaje. Esto lo presentamos en dos partes. En la primera pondremos el énfasis en los procesos que ocurren en el cerebro. Esto es, en revisar lo que se sabe acerca de como los procesos fisiológicos impactan en el aprendizaje. En la segunda parte, el énfasis estará puesto en lo que se sabe respecto de los factores contextuales de carácter sociológico que afectan los procesos de enseñanza y aprendizaje, en particular, en el clima emocional del aula.

Emociones en el cerebro.

Existen bastantes estudios y datos que han comenzado a ofrecer un conjunto de planteamientos fundamentados acerca de la relación que se da entre emociones y aprendizaje, desde la perspectiva de procesos que ocurren en el cerebro.

En el cerebro, las emociones juegan un papel vital en la cognición, la percepción, la motivación, la atención, la memoria, y el estrés.

Emoción y cognición

Lo que se ha descubierto en la relación que se da entre la emoción y la cognición constituye en sí mismo, un campo mayor e importante. En la tradición científica y filosófica de occidente, se sostenía que las emociones estaban ligadas al cuerpo y la cognición estaba ligada a la razón a la lógica y a la mente. De hecho, la cognición se define como el procedimiento intelectual o mental mediante el cual un organismo se vuelve conciente de algo, o logra conocimiento. Hoy, gracias a desarrollo de la las imágenes del cerebro, (“neuro imaging”) se puede literalmente “ver” que emoción y cognición están ligadas y que son interdependientes tanto desde el punto de vista neurológico como psicológico. Actualmente se estima que la interacción que se da entre las emociones y la cognición se constituye en un mecanismo de aprendizaje adaptativo, particularmente en relación a como se procesa, se interpretada y se almacena o se retiene la información.

La referencia principal es en relación al papel de la amígdala, que se supone que es parte del sistema límbico encargado de regular la emoción. Se considera que la amígdala es el elemento principal de la memoria emocional. La activación de la amígdala esta correlacionada con la retención de la información. La implicación de esto es que si se desea que una información sea retenida con mas fuerza en la memoria, es necesario que el aprendizaje que se quiere obtener, tenga una fuerza emocional correspondiente a lo que se quiere lograr. En el diseño de la enseñanza de una información, ésta se retendrá mejor si se incorpora en el diseño un componente emocional.

Esto pareciera ser algo simple, pero no lo es, y si no se tiene cuidado, puede llevarnos por un camino conductista en la practica pedagógica. Pero debemos recordarnos que estas relaciones son complejas y tienen consecuencias. Por ejemplo, es frecuente que si una profesora quiere que los alumnos retengan una información especifica, ella bien puede apelar al miedo, y decirles “lo que viene ahora entrará en la prueba de pasado mañana que tiene una ponderación alta en la nota final”. Es muy probable que los alumnos retengan esa información, por lo que esto podría ser considerado algo bueno. Pero el uso recurrente de esta indicación, también puede reforzar la idea de que solo vale la pena aprender lo que entra en la prueba. Esto último, que se ha transformado en una practica corriente en la escuela, es una de las causas del empobrecimiento de la educación, donde sólo se aprende lo que va a ser evaluado, dejando afuera gran parte del currículo.

Si comprendemos que la capacidad de retención esta ligada al mundo emocional, si conocemos la existencia de este mecanismo, debemos estar concientes de la carga emocional debe estar bien diseñada. Sin carga, no hay aprendizaje, con carga excesiva, la situación puede volverse caótica para el estudiante. Lo importante –y difícil – es poder diseñar una clase en la cual la nueva información tenga el nivel de significación (evento emocional) adecuado para los alumnos, y por lo tanto aumente su disposición a retenerla. Este proceso interno no tiene necesariamente que ser algo conciente en los alumnos, pues como muchos de los eventos emocionales, éstos nos ocurren sin que estemos conscientes de ello. Pero sí es algo de lo cual la profesora debe estar conciente. Le corresponderá a ella, mediante la observación basada en la comprensión emocional (ver unidad 7) el poder acercarse a lo que es significativo o no significativo, para el alumno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *