Lección 6. El clima emocional en aula I . Tercera Parte

Elaboremos esta proposición.

En primer lugar notemos que se trata de un fenómeno relacional y emergente. Reiterando lo dicho antes, es un fenómeno que solo emerge cuando hay al menos, dos sujetos en interacción.

En segundo lugar, vemos que se trata de un “tipo de vinculo” y no de un vínculo pre establecido conceptualmente. Es de carácter emocional y no de carácter cognitivo. Por ejemplo, la norma en la relación profesor alumnos o alumno profesor, es el respeto. El respeto puede verse normativamente (cognnitivamente) como algo bueno, y en el cual todos podemos concordar. Pero el respeto, si buen puede ser expresado cognitivamente, su realidad es emocional. El respeto se siente, no es algo que se piensa. Es lo que se vive en la relación. Si un profesor dice que respeta al alumno, pero no siente respeto por el alumno, en cualquier instante, su falta de respeto se va a manifestar. Esto quiere decir que el tipo de vínculo depende de las personas involucradas en la relación y de lo que ellas sientan.

El “tipo” de vinculo adecuado no es el mismo para todos los alumnos. Esto es así porque reconocemos que distintos tipos de personalidades de los alumnos requieren de distintos tipos de vínculos. Algunos pueden necesitar una tipo de relación mas directiva, otros mas libertaria. Un tipo de vinculo que puede ser positivo para un alumno puede que no lo sea para otro alumno.

La implicancia de esto es que no hay un tipo de vínculo abstracto y universal. El buen vínculo es aquel que es el adecuado para cada uno de los involucrados. Pero lo que es un buen vínculo, varía. Por ello no es posible generar una caracterización abstracta del buen vínculo, mas allá del que sea el adecuado para los involucrados. Por ello, entonces no podemos hacer una escala ni una caracterización sujeta a una escala que sea igual para todos y que nos indique de manera comparada, el nivel de vínculo que se establece.

Otro aspecto a relevar, es que el tipo de vinculo, que es individual, dá también lugar a la emergencia de un clima grupal. Así, en la relación profesor alumno, está la relación de ese profesor con ese alumno, pero al mismo tiempo, es una señal que se expresa a nivel del grupo. Por ejemplo, el hecho de que un profesor escuche las dudas y preguntas de un alumno, es una señal de que ese profesor es capaz de escuchar las preguntas de cualquier niño.

Un tercer aspecto es que también entra en juego el tipo de vinculos entre los alumnos. Este aspecto hace referencia a los tipos de relación entre los alumnos, si ellas son de apoyo o de rivalidad, de cooperación o de violencia.

El CEA es variable. Puede ser algo positivo como algo negativo y tóxico. Si nos ponemos desde la perpectiva del profesor, la manera en la cual éste ejerce el control en el aula se refleja en la manera en la cual los alumnos se relacionan entre si. Así, un control autoritario, por parte del profesor se traduce en comportamientos agresivos entre los estudiantes y en un clima de hostilidad; una conducta integrativa por parte del profesor esta asociada con relaciones de cooperación entre los alumnos y en general hacia una identidad grupal mas fuerte. Si nos ubicamos desde la perspectiva de los alumnos, un grupo entre los cuales se dan relaciones de agresión y bullying, genera un ambiente tóxico, de rabia, inseguridad, desconfianza, que son todas estas emociones no favorables al aprendizaje.

Como identificar el CEA en un aula.

Dado que hay una fuerte correlación entre CEA y aprendizajes, (tema que elaboraremos mas en las próximas unidades) es importante indagar acerca de cómo se puede observar el CEA y eventualmente, poder generar acciones para modificarlo en un sentido positivo.

En la investigación se han utilizado varios enfoques para obtener información relevante acerca del clima. Sin embargo este es un tema difícil de asir, y no escapa a las complejidades propias de la educación. Entre otras cosas, es un tema complejo, puesto que no es algo fijo, sino que es algo que se siente, es algo percibido por sujetos, y como ya hemos dicho antes, los sujetos tienen distintas personalidades y distintos niveles de desarrollo personal. Debido a ello, cada uno tiene una apreciación diferente del CEA. Debido a que el buen clima depende del perceptor individual, el CEA no es algo que pueda estandarizarse.

Una forma tradicional de investigar el clima, ha sido la de identificar elementos objetivos. Es decir, identificar aspecto físicos (colores, espacios, y otros aspectos objetivables, como la administración (gestión del aula) y normas o políticas de la escuela. Sin embargo éstos están mas relacionados con la sala de clase, que con el aula. Si bien tienen influencia sobre el clima en general, tienen poco peso con respecto al CEA.

Otros enfoques han sido mas subjetivos, y consiste básicamente en preguntarle a los sujetos. Los sujetos en cuestión son los docentes y los alumnos. Los docentes son relevantes, porque tienen importancia en cuanto al liderazgo que ellos puedan ejercer, y por ende influenciar y o modificar el CEA. A veces se le pregunta a los docentes y a los alumnos, pero, con frecuencia ocurre que los docentes tiene una percepción del clima en general mas positiva que el de los alumnos. Ante esta situación, se tiende a favorecer la opinión de los alumnos.

Pero en la práctica son los alumnos como sujetos los que han sido privilegiados por la investigación, pues el proceso de aprendizaje ocurre en ellos, y por ende su percepción es mas relevante desde el punto de vista del aprendizaje. De hecho, las correlación entre un CEA declarado por los alumnos y resultados, es mucho mas fuete que aquella que existe cuando el CEA es declarado por los profesores.

Otras técnicas han sido la observación etnográfica en el aula lo que ha dado lugar a la relevante literatura respecto de la cultura del aula. Con el desarrollo tecnológico, se ha facilitado el que estas observaciones sean filmadas, y luego procesadas en términos de frecuencias de interacciones, quién interactúan con quién, la intención de la interacción, quién tiene la iniciativa, y ese tipo de observaciones.

Sin embargo, la mejor manera de identificar un CEA, es ….sintiéndolo. Las competencias emocionales, en particular la relativa a la apertura al mundo emocional, la capacidad de identificar y ponderar, la capacidad de identificar las informaciones que estan contenidas en el CEA, la capacidad de escucha, son todas ellas competencias que permiten que los docentes, o los alumnos, puedan percibir con mayor claridad la calidad del clima y de qué esta compuesto ese particular CEA.

Estados de Animo y CEA

Los estados de ánimo son parte del mundo emocional. Se diferencian de las emociones propiamente tales en cuanto a su función y su duración en el tiempo. Recordemos que las emociones son breves impulsos a la acción que tienen distintas intensidades y son gatillados por eventos en nuestro entorno. Es una energía que viene y se va. Los estados de ánimo, son como su nombre lo sugiere, “estados”. Tienen una duración mayor en el tiempo y su intensidad en general es menor. No tienen la capacidad de gatillan acciones reactivas, sino, mas bien, están en nuestro trasfondo emocional de manera que nuestras percepciones del mundo adoptan el la tonalidad del estado de ánimo. Si por ejemplo, una persona que esta en un estado de ánimo de tristeza, ella tenderá a percibir su entorno coloreado por la tristeza. Otra persona que está en un estado anímico pleno de felicidad, tendera a ver ese mismo entorno, no en un tono dominado por la tristeza, sino lo vera coloreado por el prisma de la felicidad. Los estados de animo afectan nuestra manera de percibir el mundo. Puesto que los climas, y en particular, el CEA, dependen de las percepciones, los estados de animo afectan nuestra manera de percibir y generar climas y CEA s.

Los estados de animo afectan la generación de climas y los pueden modificar. Estos, asu vez, afectan las condiciones en la cuales se desenvuelven las personas. Si por ejemplo, en una sala hay alumnos con un estado de animo de resentimiento, este estado de animo se va a comunicar a los otros alumnos, y se fortalecerá un clima de resentimiento. Esto apunta a la comunicabilidad de los estados de ánimo. El docente emocionalmente competente tiene la capacidad de detectar estos estados, y realizar acciones conducentes a modificar el clima hacia otro mas adecuado para la conducción de la clase.

El rol de los docentes.

Como lo ha notado Montenegro el rol de los docentes es crucial en la creación del CEA. Es mas, el CEA es su responsabilidad. Para ello, el docente, debe tener la competencia de manejar varias dimensiones entre las que destacamos, el estilo de liderazgo y de control que ejerce el docente; el tipo de vínculos que es capaz de establecer, el dominio de la materia y la metodología que emplea para entregarla. Esto será mas desarrollado en la unidad 7.

Sin embargo, ésa es una tarea difícil, puesto que un aspecto relevante tiene que ver no tanto consigo mismo sino con las características de los alumnos. En una investigación realizada en el 2004 nos propusimos identificar el perfil de competencias emocionales, de alumnos de distintos tipo de colegios: escuelas llamadas “críticas” en ese momento, escuelas municipales de la RM y escuelas privadazas de tipo religioso. El estudio consideró la medición de cinco conceptos en relación a las competencias sociales y emocionales: identidad positiva de si mismo, relaciones interpersonales positivas, adaptabilidad social; capacidad percibida de manejo de situaciones estresantes, y relaciones intra personales.

Como era de esperar, nos encontramos con realidades distintas. Estas realidades distintas tienen sin embargo, consecuencias significativas para el plano de lo emocional, y presentan desafíos muy distintos en el plano de la pedagogía. Los alumnos de escuelas “críticas”, presentaron los indices mas bajos, a mas de una desviación estandar, negativa, con pocos alumnos con altos puntajes; la maoría de los alumnos de escuelas municipales de la RM se sitúan en un nivel aceptable, y los alumnos de escuelas privadas religiosas, tienen los índices mas altos, situándose a mas de una desviación estándar, por sobre los de las escuelas municipales, y con muy pocos alumnos con puntajes bajos. Distintos tipos de escuelas tienen poblaciones estudiantiles diferentes desde el punto de vista de competencias emocionales. La implicación es entonces, que los profesores que enseñen en escuelas “críticas” requieren una formación especialmente fuerte en el plano de la comprensión del mundo emocional y de las competencias emocionales, requerimientos que son menos urgentes en el caso de las escuelas privadas religiosas.

Conclusión.

El CEA es una dimensión central en el logro de una buena educación. Esta estrechamente correlacionado con el rendimiento académico, como también con los aprendizajes actitudinales. Por lo que si se quiere mejorar la educación en un aula, el CEA debe ser considerado con atención.

En esta unidad, hemos indentificado varios tipos de climas, pero entre ellos, el CEA es el mas importante por su impacto directo en los aprendizajes cognitivos y emocionales de los alumnos.

El CEA surge del tipo de vinculos que se da entre los profesores y los alumnos y el tipo de vinculos entre los alumnos. Es ese tipo de vinculo el que regula y da sentido las interacciones que se dan el aula. Regular el CEA, no es una tarea que puedan hacer con facilidad los alumnos, especialmente los mas pequeños. Por ello, esta es una tarea que tiene que realizar el profesor. Mientras mas competente sea el profesor en el plano emocoinal, mejor podrá realizar su tarea de articulador de los climas emocionales en el aula.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *