Lección 2. Somos seres emocionales y seres racionales – Primera Parte

En esta unidad veremos dos dimensiones de nuestro ser: el ser emocional y el ser racional. Empezaremos por una descripción del estado actual del conocimiento en cuanto a aspectos de las ciencias naturales del cerebro, para tener una visión del estado evolutivo del ser humano, y luego, una visión desde las ciencias sociales que nos permiten lograr una caracterización del ser racional y del ser emocional.

1. Mi cerebro es emocional y también cognitivo.

Aspectos anatómicos de los sistemas del cerebro. En nuestro cerebro existen tres cerebros. El primer desarrollo del cerebro humano, es el cerebro instintivo llamado reptiliano. Este es muy parecido al cerebro de los reptiles. Este cerebro esta compuesto por i) la medula, que es la continuación de la espina dorsal, y se encarga de regular la respiración, los latidos del corazón, y la digestión, ii) el puente, que recibe información visual y regula los movimientos de los ojos y el cuerpo, iii) la tercera parte es el cerebelo, que controla la coordinación de las secuencias de movimiento, y iv) la formación reticular, que es importante en la estimulación y los ciclos de sueño y vigilia.

El segundo cerebro, el mamífero esta justo encima del cerebro reptiliano. Es también una la estructura profunda del cerebro de los humanos y es idéntico al cerebro de los monos. Se lo considera como parte del sistema límbico, que es aún considerado como el sistema emocional per se. Tiene muchos componentes importantes, esta i) el tálamo, que es un especie de centro comunicaciones que recibe las informaciones de los sentidos; ii) el hipotálamo es pequeño y complejo pues esta involucrado con la alimentación, el pelear, arrancar y reproducir, y también regula la temperatura el sueño y la expresión de las emociones; iii) el hipocampo, es esencial para el conocimiento espacial en el ambiente; iv) los ganglios basales, que incluye materia gris, la cabeza caudate y la cola caudate que termina en la amigdala. Se estima que es aquí donde la memoria y las emociones interactúan con las circunstancias del presente, y el pensamiento para controlar la conducta. Desde este punto de vista, las respuestas fisiológicas están mas íntimamente ligadas a las emociones, que lo que ellas están con respecto del cerebro cognitivo. Por ello, es mas fácil acceder a las emociones a través del cuerpo que a través de las palabras y el pensamiento.

El tercer cerebro, el cognitivo, esta constituido por las partes mas recientes. Es conocido como neo mamífero, y contiene Es en esta parte donde se han agregado como cortezas, que son propiamente del homo sapiens sapiens, forman el cortex, y luego el neo cortex (la nueva corteza). El cerebro cognitivo, esta dividido en lóbulos, el lóbulo frontal, el parietal y el occipital. Si bien los cerebros emocionales (reptiliano y sistema límbico) son de un tamaño similar en los otros mamíferos, el prefrontal esta mucho mas desarrollado en los humanos. El pre frontal del neo cortex se hace cargo de la atención, la concentración, de la inhibición de los impulsos e instintos, la planificación, las relaciones sociales y sobre todo el comportamiento ético. El cortex y el neo cortex están divididos en dos hemisferios, el derecho y el izquierdo. El izquierdo es dominante en lo que se refiere al lenguaje y la locución, y es donde ocurre el análisis lógico y el razonamiento. Al hemisferio izquierdo se lo llama el “interprete” pues procesa, y a veces inventa narrativas para explicar lo que ocurre o lo que se siente. El derecho se especializa en lo visual y motor, y es donde, influenciado por los mensajes de la amígdala, los procesos emocionales conscientes son procesados.

Se considera que el cerebro emocional, como sistema cerebral emocional incluye el cerebro reptiliano, el mamífero, y el hemisferio derecho, haciendo del sistema emocional la dimensión mas amplia de nuestro cerebro.
También podemos señalar que recientemente con la neuro cardiología se ha el intestino y el corazón son pequeños cerebros a su vez. Pueden percibir, modificar su comportamiento con la experiencia (memoria y aprendizaje), tienen un sistema semi autónomo de neuronas, y el corazón además puede producir hormonas, tales como la adrenalina, la occitocina (la hormona del amor) y otras hormonas que regulan la tensión arterial.

¿cuál es la relación entre estos cerebros? Esta es una pregunta que algunos neuro científicos se han abocado a responder. De la manera mas simple, se puede decir que el cerebro emocional nos da la energía para determinar y hacer lo que queremos hacer, y el cerebro cognitivo nos indica la manera mas inteligente de hacerlo.

Es importante saber que cada cerebro es parte de un sistema cerebral mas amplio. La conectividad dentro del sistema es una característica del cerebro. Existe un “cableado” en cada cerebro y entre los cerebros. Este cableado es lo que permite que se mantenga el contacto entre los cerebros reptiliano, mamífero y cortical , y, que por ende, también mantenga la unidad del cerebro.

Como mencionamos en la primera unidad, Antonio Damasio ha descrito algunas consecuencias del daño en el cerebro o la dependencia entre emoción y razón, como también los efectos corporales de las emociones – “se me aprieta el estómago”. A Schore, ha investigado el lugar el afecto en los infantes y el desarrollo de la amorosidad. Pero los mecanismos neuronales de las emociones en su mayoría son todavía un misterio.

Los trabajos de Joseph LeDoux quien explora la relación entre cerebro y emociones, en particular el miedo, ha mostrado que los procesos emocionales ocurren sin intervención cognitiva de la corteza cerebral. El da el ejemplo de la culebra vs el palo. Una persona va caminando y de repente ve una culebra un par de pasos mas adelante. Rápidamente, la persona da un salto atrás, y vuelve a mirar, ¿es una culebra o un palo? A la distancia y con mas luz, la persona ve que se trata de un palo. ¿qué ha pasado? Lo que ocurre es que la respuesta del miedo pasan de los ojos a la amígdala pero por dos caminos diferentes. Uno es directo y rápido, y el otro hacer un trayecto mas largo, vía la corteza cerebral.

El aporte de LeDoux se centra en el trabajo de la amígdala. Para él, la amígdala es una pequeña estructura que es el corazón del sistema emocional. La amígdala se activa con estímulos externos, y gatilla reacciones fisiológicas. Según LeDoux, el papel de la amígdala es hacer una evaluación del las informaciones que tienen un significado emocional. Esta es una evaluación que se realiza en relación a lo que la persona quiere y los recursos de que dispone para ello. En principio, este proceso evaluativo, genera emociones específicas como reacción a eventos específicos.

Los procesos emocionales y los procesos cognitivos corren por trayectorias separadas. La emoción y la cognición son funciones separadas del cerebro pero que interactúan y estas mediatizadas por sistemas cerebrales distintos pero interactuantes. Funcionan en distintos sistemas del cerebro, hay un cerebro emocional y un cerebro cognitivo. Están separados pero tienen interconexiones. El cerebro emocional es muy rápido, los estímulos se demoran no mas de un par de milésimas de segundo en llegar a la amígdala, es mucho mas rápido que el sistema del cerebro cognitivo. Por este hecho, la respuesta fisiológica es gatillada mucho antes de que la información llegue a la amigdala vía la corteza cerebral.

Aún cuando en la literatura emociones y sentimientos son equivalentes, entre los neurocientíficos se tiende a distinguir las emociones de los sentimientos. Las emociones propiamente tales, son vistas como procesos mas ligados a la fisiología, en general inconscientes. Los sentimientos, son vistos como emociones, que adquieren una carga de significación, pues ellos son emociones que pasan a traves del cortex en el cerebro, recuperando memorias y símbolos antes de llegar a la amígdala . Por decirlo de una manera sucinta. Las emociones son un camino corto y rápido, los sentimientos siguen un camino mas largo, son mas lentos pero con mas significado personal.

Si nos remitimos a la unidad 1 en relación con la función de supervivencia de las emociones, los animales que no son miedosos, en términos evolutivos, tienen menos probabilidades de sobrevivir. Por eso en los humanos el miedo es algo muy valioso, aun cuando algunas veces tengamos que pagar un precio alto en auto estima, timidez, y otras manifestaciones. Un día un perro viene corriendo y me muerde. La próxima vez que vea a un perro corriendo hacia mi, la respuesta del miedo se va a gatillar, pero esta vez en anticipación al hecho. Esta reacción es aprendida, por el condicionamiento de la experiencia anterior. Es aprendida por la mediación que ha realizado la amígdala. Hay aquí un aprendizaje que a uno le gatilla el miedo, ante la mas vaga e incipiente semblanza de ataque. Nos prepara al ataque movilizando hormonas para efectuar un contraataque o para huir o haciéndonos los muertos. Porque es vaga, es a veces errónea. Pero el que no sea precisa, es un costo menor que el recibir el ataque sin estar preparados. La emoción del miedo nos conduce a la seguridad, sin que intervenga el pensamiento. El aprendizaje de la amígdala es un aprendizaje implícito, y no necesita identificar con precisión la causa del miedo. Si queremos reconocer la causa con precisión, aprendizaje explícito, recurrimos a la región del hipocampo y de los lóbulos temporales del cerebro. Normalmente si tenemos miedo, sentimos el miedo implícitamente, y conocemos su causa explícitamente. Podemos aprender el miedo de manera inconsciente. Es decir, podemos sentir miedo sin saber porque. Esto es importante, pues es la fuente de las principales fuentes de enfermedades mentales, como aquellas producidas por la ansiedad, las crisis de pánico, obsesiones, depresiones y hasta algunas psicosis.

Por último, una palabra acerca de las relaciones entre el cerebro emocional y el corazón. Esta relación es de importancia en el plano de la educación emocional. La relación mas importante es aquella que se produce por medio del sistema nervioso periférico autónomo, que es el sistema que regula el funcionamiento de todos nuestros órganos, y que escapa a la voluntad y la conciencia. Este sistema nervioso tiene dos ramas. I) la rama del “simpático”, que libera las hormonas la adrenalina y la nor adrenalina, es decir la reacción de ataque o de fuga, y ii) la rama del “para simpático” que libera un neuro transmisor que ralentiza el corazón, y acompaña los estados de calma y relajación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *